18/07/2018
Editoriales

Julio 10 de 1815: La Inquisición de México emite un edicto que declara excomulgados a quienes posean ejemplares de la Constitución de Apatzingán, a los que no denuncien estos papeles y a quienes propaguen esta insurrección

Julio 10 de 1815: La Inquisición de México emite un edicto que declara excomulgados a quienes posean ejemplares de la Constitución de Apatzingán, a los que no denuncien estos papeles y a quienes propaguen esta insurrección. Desde el 17 de mayo anterior, la Audiencia había mandado quemar los ejemplares de la Carta de Apatzingán y declarado traidores a los insurgentes. Y para ejemplificar, el 1 de julio se inicia un juicio en la ciudad de México contra Ana María y Trinidad Ortega, hermanas del insurgente Saturnino Ortega, sorprendidas con armas en la mano.

  El 14 de julio, José María Morelos escribe de Puruarán, Michoacán, al presidente de Estados Unidos, James Madison, solicitándole que reconozca la independencia de la Nueva España, y nombra a José Manuel Herrera, ministro plenipotenciario. Con tal misiva, salen de Puruarán en misión diplomática rumbo a Estados Unidos, José Manuel Herrera, Francisco Antonio Peredo y Peter Ellis Bean, acompañados de Juan Nepomuceno Almonte, hijo de José María Morelos.

  El resultado fue negativo, pues el presidente norteamericano James Madison, prohíbe que en Estados Unidos se hagan alistamientos y compras para ayudar a los insurgentes. Sigue la lucha dirigida por Morelos, hasta que el 5 de noviembre, El Siervo de la Patria, José María Morelos y Pavón, es capturado por Matías Carrasco y llevado a Atenango del Río, donde comienza su calvario y termina con su fusilamiento el 1 de diciembre de 1816. Cinco años después, se conseguiría la independencia nacional, con el Plan de Iguala…