18/07/2018
Espectáculos

Encuentran un enorme sarcófago de roca negra aún sellado en Egipto

 

 

Egipto.- El último hallazgo arqueológico en Egipto es especialmente intrigante. Se trata de un enorme sarcófago de alabastro (una roca de color negro). El recipiente funerario, de 265 x 165 x 185 cm, aún tiene el sello de mortero de la tapa puesto, lo que indica que nadie lo ha abierto desde que se cerró hace 2.000 años.

El sarcófago ha aparecido enterrado a cinco metros de profundidad en el distrito Sidi Gaber de Alejandría, en un terreno que estaba siendo excavado para construir un edificio. Los arqueólogos no han encontrado marca alguna que indique qué personaje histórico del antiguo Egipto enterrado allí. El único indicio es una escultura de alabastro de color blanco que muestra la cabeza de un hombre, pero que está en un estado completamente irreconocible.

 Las obras en el terreno se han interrumpido y un equipo de arqueólogos está examinando el hallazgo para comprobar qué tiene alrededor. Normalmente los sarcófagos de este tamaño forman parte de tumbas de personajes de alto rango. Es muy raro que aparezca uno enterrado en mitad de la nada. Es también el sarcófago más grande hallado nunca en Alejandría.

 Aunque tiene una larga historia en el Egipto Antiguo, la ciudad de Alejandría nunca ha sido objeto de mucha atención por parte de los arqueólogos. La razón es que la actual Alejandría se construyó sobre los restos de la fabulosa ciudad fundada por Alejandro el Grande y gobernada por Ptolomeo y sus descendientes.

 Poco a poco y a través de pequeños proyectos de arqueología urbana, los restos de la antigua Alejandría han ido apareciendo. En 2005 encontraron por fin la localización de su mítica biblioteca y del faro que iluminaba su puerto y que estaba considerado una de las maravillas de la antigüedad. El río Nilo también ha cambiado su curso con el paso de los siglos y grandes partes de la antigua Alejandría están bajo el agua, esperando ser descubiertas.