13/Jun/2024
Editoriales

Crece la escasez de superconductores y amenaza la producción de automóviles

El hecho de que la producción mundial de automóviles probablemente se reduzca en casi un 15% en 2021 es una clara indicación de que la escasez de "chips" de semiconductores que apareció en el otoño de 2020 sigue empeorando. La firma de análisis IHS Markit publicó una estimación el 19 de agosto de que la producción de automóviles disminuirá en más de 7 millones de vehículos este año y que las interrupciones de la producción continuarán en 2022.

 El anuncio más dramático, del líder mundial de producción Toyota Motor Corp., de que cerrará 14 plantas en septiembre y reducirá su producción en un 40%, ni siquiera se incluyó en el análisis de IHS Markit. El anuncio de VW fue: Este otoño sólo funcionará un turno en la planta de producción de automóviles más grande del mundo, en Wolfsburg, Alemania, después de extender su pausa de verano por una semana. Los productores de automóviles estadounidenses Ford y General Motors han mantenido algunas de sus plantas cerradas o en turnos cortos durante meses.

 La escasez internacional de chips, basada en el hecho fundamental de que la producción se ha concentrado mucho en unos pocos países, pareció ser causada inmediatamente por la reacción de los grandes clientes de chips al colapso de la demanda industrial primavera-verano 2020, cancelando pedidos y obligando a los productores de chips a cerrar sus propias instalaciones de producción.